DANCINHA

segunda-feira, 5 de novembro de 2012

A VERDADEIRA AGENDA DE MITT ROMNEY

Fonte da imagem AQUI.

EE UU: la Verdadera agenda de Mitt Romney 

Tim Dickinson · · · · · 

Para entender el plan de juego de Romney, basta con ver lo que los republicanos han estado haciendo en el Congreso

Estuve tentado de descartar el giro a la derecha dura de Mitt Romney en las primarias, a su vez del Partido Republicano, como un caso de cálculo estratégico. En las elecciones generales -como sugirió uno de sus principales asesores- Romney simplemente sacudió su viejo Etch-A-Sketch y se reinventó a sí mismo como el centrista que gobernó Massachusetts. Pero con la selección de candidato a la vicepresidencia de Paul Ryan, el camaleón Romney quedó finalmente atrapado bajo los focos, cimentándose como líder de los partidarios de la extrema derecha, responsables de la parálisis de Washington.
Ahora no queda ambigüedad acerca de la ruta que seguiría Romney como presidente, porque es la misma trayectoria trazada por Ryan, el arquitecto de la agenda reaccionaria del Partido Republicano en la Cámara de Representantes desde que el partido obtuviera la mayoría en 2010. "Al escoger a Ryan como Vicepresidente, Romney ha sellado el rumbo que seguiría su administración", se regocijaba en agosto el representante del GOP Grover Norquist. "Ryan ha esbozado un plan que cuenta con el apoyo republicano en la Cámara y el Senado. Brinda una clara idea de hacia donde se dirije Romney". De hecho, en febrero Norquist les dijo a los activistas del partido que la verdadera dirección del Partido Republicano estaba siendo trazada por la línea dura del Congreso. Lo único que necesitan para los republicanos para realizar su visión, dijo, es un presidente "con suficientes neuronas para manejar una pluma".
Las propuestas legislativas del Partido Republicano que esperan la firma de Romney no son simplemente un retorno a la era Bush. Es mucho peor: desde el derecho al aborto y pasando por las leyes de tenencia de armas, los regalos fiscales y la política energética. Las medidas que ya han navegado a través de la cámara republicana harían retroceder las normas de  protección del aire limpio, desangrarían Medicare y Medicaid, y aprobarían miles de millones en fastuosos recortes tributarios para los multimillonarios mientras aumentarían los impuestos a los pobres y reducirían todo desde los préstamos estudiantiles hasta los beneficios para los veteranos de las fuerzas armadas. De hecho, la posición republicana de Ryan es tan extrema que ofende incluso a los pioneros de la economía del chorreo. "Ryan saca su hacha y se lanza contra los programas para los pobres - que es lo último que se debe recortar", dice David Stockman, quien se desempeñó como director de presupuesto de Ronald Reagan. "Es ideología fuera de control".
Codicia y deuda: La verdadera historia de Mitt Romney y Bain Capital
Y Romney ha adoptado a la letra la agenda Ryan. Si no, escuche a Ed Gillespie, asesor de la campaña: "Si el presupuesto de Ryan le llegara al escritorio como presidente", dijo Gillespie de Romney, "lo firmaría, por supuesto".
Una mirada a los proyectos de ley que los republicanos han aprobado desde que asumieron el control de la cámara en 2010 nos da una clara idea de la agenda que estaría preparada a implementar una administración Romney:
Menos empleo
Los republicanos en el Congreso han puesto repetidamente la ideología antes que la creación de puestos de trabajo. Durante más de un año, se han negado a poner a votación la propuesta de generación de empleos del Presidente Obama, a pesar de que las proyecciones muestran que crearía casi 2 millones de puestos de trabajo sin necesidad de añadir un centavo al déficit. ¿La razón? El proyecto de ley de $ 447 mil millones sería totalmente pagados a través de una sobretasa a los millonarios.
Además, la iniciativa más descriptiva de los republicanos del año pasado - el enfrentamiento sobre el techo de la deuda - fue una asesina de puestos de trabajo, y le puso los frenos a la recuperación económica. Desde febrero hasta abril de 2011, la economía había estado añadiendo 200,000 puestos de trabajo al mes. Sin embargo, durante la incertidumbre creada por el Congreso, la creación de empleo se redujo a la mitad por cada mes que continuó el enfrentamiento. Y según el Instituto de Política Económica, los recortes inmediatos requeridos por el compromiso de techo de la deuda harán que se encoja la economía en $ 43 mil millones este año, matando a casi 323.000 puestos de trabajo.
Lo que Ryan nos quiere vender como "Camino a la Prosperidad" empeoraría las cosas: Los recortes draconianos en su último presupuesto, de acuerdo con el EPI, añadiría más lastre a la economía, destruyendo otros 4,1 millones puestos de trabajo para 2014.
Dios, armas y gays
La retrógrada agenda social presentada en la más  reciente legislación del GOP representa un asalto a gran escala contra los derechos estadounidenses fundamentales. El año pasado, la Cámara de Representantes aprobó un proyecto de ley que prohibiría a las mujeres comprar planes de seguro que cubran el aborto. La así llamada Ley de Protección de la Vida también permitiría a los hospitales a negarse a proporcionar un aborto a mujer agonizante aún si ello le salvaría la vida. el propio Ryan co-patrocinó un proyecto de ley que habría hecho imposible que las víctimas pobres de violación e incesto puedan practicarse abortos a menos que el asalto reuna una estrecha definición de "violación forzada". En el lenguaje del proyecto de ley, por ejemplo, se le negaría la cobertura federal del aborto a una niña de 12 años embarazada de un hombre de 40 años de edad, si ésta no puede probar que se defendió.
Cuando no estaban tratando de obligar a las mujeres a dar luz a los bebés productos de violación, la Cámara Republicana estaba votando para hacer más fácil que posibles delincuentes porten armas de fuego ocultas. En la primera ley de armas aprobada luego de que su colega Gabrielle Giffords recibiera un disparo en la cabeza, la Cámara se puso del lado de su casi asesino, al aprobar una medida respaldada por la ANR que socavaría los límites estatales a los permisos de portación de armas. Según la legislación, las autoridades de un Estado que prohíbe que una persona ebria porte un arma oculta, por ejemplo, estarían impedidas de arrestar a un ebrio armado si éste cuenta con un permiso otorgado por un estado distinto sin tal restricción. Según Dennis Henigan de la Campaña Brady para Prevenir la Violencia Armada, el proyecto de ley "haría más fácil para los Loughners Jared del mundo porten armas en nuestras calles y en nuestras comunidades".
El amor del Partido Republicano por las armas de fuego es sólo comparable a su desprecio por los homosexuales estadounidenses - incluso aquellos que toman las armas en defensa de su país. Al no poder bloquear la derogación de "No Preguntes, No Digas", los republicanos en la Cámara de Representantes aprobaron una serie de subterfugios en la ley de apropiaciones para defensa que socavan los derechos de los homosexuales en las fuerzas armadas. Una enmienda presentada por el Representante Todd Akin –, co-patrocinador, junto a Ryan, del concepto de "violación forzada" - intentó de prohibir que se usen las instalaciones militares para celebrar bodas gays e impedir que los capellanes militares presidan  este tipo de ceremonias. Otro subterfugio de la cámara prohibiría a los militares ofrecer los beneficios de pensión médica y muerte a los cónyuges de los soldados homosexuales.
Perforar y contaminar
Esclavos de los intereses de la energía sucia, los republicanos de la Cámara han celebrado más de 300 votaciones para paralizar la EPA, hacer retroceder las protecciones ambientales y abrir tierras públicas sensibles a la perforación – dando a los contaminadores prácticamente una licencia para matar. "Este es, sin duda, el Congreso más anti-ambiental en la historia", dijo el representante Henry Waxman, el demócrata de mayor rango en el Comité de Energía de la Cámara.
Según los republicanos, la Cámara de Representantes votó para prohibir que la EPA imponga límites a la contaminación vinculada al calentamiento global, para revertir los nuevos estándares de combustible proyectados para reducir la dependencia del petróleo extranjero y ahorrarles a los estadounidenses $ 1700 millones en gasolina, y poner fin a los estándares aprobados por el presidente Bush que eliminarían las bombillas incandescentes por su alto consumo. Aún más temeraria, la Cámara de Representantes votó para bloquear los límites a las emisiones de mercurio - un cambio que los científicos federales calculan causaría 20,000 muertes prematuras - y reducir las salvaguardas a la fabricación de cemento lo que mataría a otros 12,000 estadounidenses y ocasionaría miles de ataques cardiacos evitables.
El rescate federal que salvó Mitt Romney
En febrero, pese a las objeciones del Departamento de Estado, la Cámara votó a favor de aprobar el oleoducto Keystone XL, que transportaría las arenas de alquitrán tóxicas desde Canadá a través de la fuente de agua más grande y vulnerable de la región central. En esa misma votación, la Cámara volvió al gran sueño de la era Bush, la votación para permitir que la industria petrolera de perforar en el Refugio Nacional Ártico de Vida Silvestre. En un movimiento aún más radical, la Cámara de Representantes aprobó un proyecto de ley para bloquear todas las normativas nuevas e importantes hasta que la tasa nacional de desempleo cae a un seis por ciento - una medida que podría ahogar no sólo las salvaguardias ambientales nuevas, pero también los nuevos límites de Wall imprudencia Street necesario bajo Dodd-Frank.
Golpear a los inmigrantes
En junio, la Cámara de Representantes aprobó una serie de enmiendas que bloquean directivas ejecutivas de Obama sobre la reforma migratoria. La legislación impediría que el gobierno de prioridad a la deportación de criminales violentos sobre los inmigrantes respetuosos de la ley, y poner de nuevo a Homeland Security en el negocio de las deportaciones de cónyuges indocumentados de ciudadanos estadounidenses. La cámara incluso encontró la manera de fusionar su agenda de energía sucia con su postura anti-inmigrante, mediante una "ley de frontera" que impide la ejecución de 16 leyes ambientales clave - incluyendo la Ley de Especies en Peligro de Extinción - en tierras federales dentro de 100 millas de la frontera mexicana. El proyecto de ley es una concesión a los Minuteman, que no quieren lidiar con normas ambientales para erigir cercos eléctricos para mantener fuera a los inmigrantes. Pero la medida está escrita de manera tan amplia que también se aplica a la frontera canadiense, lo que abriría lugares como el Parque Nacional Glaciar en Montana a las excavadoras. El representante Denny Rehberg, un republicano de Montana, llama al proyecto de ley "absolutamente necesario" para librar a su estado de "traficantes de drogas, traficantes de personas y terroristas".
En lo que se podría considerar su gesto más absurdo, los republicanos en la cámara lograron entretejer su odio de los inmigrantes y el aborto, aprobando una ley que prohíbe al gobierno proporcionar abortos a inmigrantes detenidos. La medida es una solución valiente en busca de un problema real: ninguna agencia federal ha pagado jamás por un procedimiento tal.
Enriquecer a los multimillonarios
Los republicanos de la cámara han votado tres veces para extender todos los recortes fiscales de la era Bush – una decisión que creó un agujero de $ 3,8 billones en el presupuesto en la próxima década. De hecho, el presupuesto de Ryan – dos veces aprobado por la Cámara - va más allá, repartiendo otros $ 2,5 billones para los estadounidenses más ricos al reducir la tasa del impuesto a la renta de 35 a sólo 25 por ciento, y al reducir la tasa de interés corporativa a 25 por ciento y poner fin al impuesto mínimo alternativo, una salvaguardia contra evasores de impuestos.
De hecho, Romney quiere regalar aún más a los ricos que los propios republicanos de la Cámara, mediante la eliminación permanente del impuesto al patrimonio - una propuesta que alarma a los veteranos de la primera administración Bush. "Teniendo en cuenta la enorme cantidad de riqueza que han acumulado los extremadamente ricos, es un momento extraño para eliminar el elemento más progresivo del sistema tributario", dice Michael Graetz, un ex asistente del secretario del Tesoro de Bush. A lo largo de una década, este regalo de Romney a las familias más afortunadas del país permitiría a sus herederos meterse al bolsillo por lo menos $ 1 billón (incluyendo hasta $ 50 millones para los propios herederos de Mitt).
¿Cómo el Partido Republicano convirtió en el partido de los ricos?
Entretanto, los que no tenemos fortuna familiar veremos nuestros impuestos dispararse. Grupos tributarios independientes han concluido que la única forma de reemplazar los ingresos fiscales perdidos por la propuesta de Ryan y los recortes de impuestos de Romney sería acabar con exenciones de impuestos - como el impuesto sobre los intereses por hipoteca - que benefician directamente a la clase media. Y los pobres recibirían lo peor: el presupuesto de Ryan recorta Crédito Fiscal por Hijo, por lo que una madre soltera con dos niños que gana el salario mínimo podría ver sus impuestos aumentar en más de $ 1,500.
Recortar el presupuesto del Gobierno
Bajo el plan Ryan, aprobado por la Cámara y votada por 40 senadores republicanos, el gasto del gobierno en todo lo que no sea Medicare, Medicaid y la Seguridad Social - NASA, las carreteras, la educación, y todo lo demás - se reduciría a la mitad para el 2022 y a casi la mitad de nuevo en 2050, hasta situarse en sólo 3,5 por ciento de la economía. Como señala el Servicio de Presupuesto del Congreso, tales niveles de gasto no tendrían precedentes en los tiempos modernos: desde la segunda guerra mundial, el gasto discrecional del gobierno nunca ha caído por debajo del ocho por ciento del PIB.
Si Romney llega a la presidencia, el presupuesto de Ryan reduciría el gasto en subsidios de matrícula universitaria en un 42 por ciento el año próximo lo que sacaría del programa a 1 millón de estudiantes. También destriparía la financiación de las escuelas públicas, la seguridad alimentaria y de medicamentos, la investigación científica básica, la policía y la vivienda social. Los recortes a los cupones de alimentos alcanzaría un total de $ 134 mil millones durante la próxima década. Criticando a Ryan por tratar de encubrir su presupuesto en doctrina católica, sacerdotes y profesores de la Universidad de Georgetown escribieron: "Su presupuesto parece reflejar los valores de su filósofa favorita, Ayn Rand, y no el evangelio de Jesucristo". Sin embargo, hay un área en la que los republicanos quieren aumentar el gasto: en el presupuesto Ryan más reciente, el Pentágono recibiría $ 29 mil millones al año más, revirtiendo los modestos esfuerzos de Obama para reducir el gasto en defensa. ¿De dónde vendría el dinero extra? En mayo, la Cámara de Representantes aprobó un proyecto de ley Ryan para reemplazar los recortes automáticos al Pentágono bajo el acuerdo de techo de la deuda con $ 261 mil millones en recortes a la red de seguridad social federal. La medida negaría cupones de alimentos a 1,8 millones de estadounidenses; 280,000 niños dejarían de recibir almuerzos escolares y le recortaría la asistencia sanitaria a 300,000 niños pobres.
Destruir el sistema sanitario
Los republicanos en la Cámara de Representantes han votado más de 30 veces para derogar Obamacare – una decisión que agotaría el Fondo Fiduciario de Medicare ocho años más temprano, eliminaría a 6,6 millones adultos jóvenes del seguro de salud de sus padres, le costaría en promedio $ 700 más en  medicamentos con receta a las personas mayores, y permitiría a las compañías de seguros cobrar más a las mujeres que a los hombres y a rescindir las pólizas cuando las personas se enferman. Al mismo tiempo, derogar Obamacare equivaldría a un reembolso masivo a los ricos, que devolvería casi $ 400 mil millones en ingresos fiscales a quienes ganan más de $ 250,000 al año.
Para aumentar aún más los beneficios de las compañías de seguros, la Cámara de Representantes aprobó un plan Ryan de Medicare que somete a las personas mayores a los caprichos del mercado privado. En el primer año, según la Oficina de Presupuesto del Congreso, el costo para los adultos mayores se duplicaría, a US $ 12,500 - y los contribuyentes no ahorraría ni un centavo, ya que las aseguradoras privadas se quedarían con ese dinero. Hacia 2050, con el efecto de la inflación, comprar una póliza como la actual Medicare le costaría a un octagenario más de $ 50,000 al año. El plan Ryan también destriparía MedicAid al convertir las contribuciones federales al programa a "subvenciones globales" de monto fijo que los estados podrán administrar como mejor les parezca. El problema es que las subvenciones como Medicare no siguen el ritmo de los crecientes costos de atención de salud. En la primera década solamente, el plan reduciría las asignaciones a los estados en $ 810 mil millones y le negaría atención médica a 30 millones de niños pobres, discapacitados y personas mayores.
El último candidato presidencial republicano que promocionó un programa para recortar los gastos, reducir los impuestos, aumentar la defensa y equilibrar el presupuesto fue Ronald Reagan en 1980. Al igual que Romney y Ryan, Reagan no tenía un plan real para sus recortes de gasto - que eran una fantasía de contabilidad, de la que bromeaba abiertamente como el "asterisco mágico". Al final, como lo había prometido Reagan, los recortes de impuestos se dieron y se elevó el presupuesto del Pentágono. Pero los recortes de los gastos nunca se materializaron – con lo que Reagan terminó triplicando la deuda.
Si esto no funcionó para Reagan, dice su ex director de presupuesto, sería absurdo suponer a Romney y a Ryan les pueda ir mejor. "El registro republicano en el control del gasto es tan abismalmente malo" dice Stockman, "que en este momento no tienen piernas sobre las que pararse". De hecho, la última administración del Partido Republicano convirtió un superávit proyectado de $ 5 billones en $ 5 billones de deuda nueva.
Nadie duda de la determinación de Ryan para recortar la red de seguridad social: de los $ 5,3 billones en recortes que ha propuesto, casi dos tercios provienen de programas para los pobres. Pero, según Stockman, cuando se trate de destripar el resto del presupuesto federal, - el financiamiento para cosas como la lucha contra las drogas y las escuelas públicas – el Congreso "nunca cortará esos programas tan profundamente". En pocas palabras, los ricos tendrán sus recortes de impuestos. Los pobres se quedan sin recursos. Pero Estados Unidos verá su deuda crecer.
Eso, en el fondo, es la belleza retorcida del plan que lideran Ryan y Romney: mientras más aumente la deuda, más munición tienen para su lucha por reducir el gasto federal en los necesitados. Y cuanto más tiempo pierdan pregonando su "disciplina fiscal", más se desmoronará la infraestructura del país. Las dos semanas de trabajo del Congreso desperdiciadas en votaciones para derogar Obamacare le costaron a los contribuyentes $ 48 millones. Eso es casi la misma cantidad de dinero que ahora se necesita para reparar las grietas en el propio Capitolio – un gasto que los republicanos en el congreso se niegan a autorizar, solo por despecho anti-gubernamental. "Si la Cámara quiere que se caiga el domo", dijo el Director de Asignaciones del Senado, "espero que se caiga de su lado". Si los republicanos experimentan un duro golpe a causa de su agenda extremista, no será debido a las leyes de la física – sino por la elección de los votantes el día de las elecciones.

Tim Dickinson es un conocido periodista político norteamericano, colaborador habitual de la revista Rolling Stone
Traducción para www.sinpermiso.info: Antonio Zighelboim

sinpermiso electrónico se ofrece semanalmente de forma gratuita. No recibe ningún tipo de subvención pública ni privada, y su existencia sólo es posible gracias al trabajo voluntario de sus colaboradores y a las donaciones altruistas de sus lectores. Si le ha interesado este artículo, considere la posibilidad de contribuir al desarrollo de este proyecto político-cultural realizando unaDONACIÓN o haciendo una SUSCRIPCIÓN a la REVISTA SEMESTRAL impresa.

Nenhum comentário:

Postar um comentário