DANCINHA

terça-feira, 4 de outubro de 2011

Cruzada contra los pantalones caídos

Fonte da imagem: AQUI.

El Ayuntamiento de Albany (EE.UU.) sanciona con multas de hasta 200 dólares a quienes muestren su ropa interior por no llevar el pantalón a la altura adecuada 

La Vanguardia

Si todavía hubiera que demostrar la existencia de la ley de la gravedad, la evolución de la moda masculina a la hora de ponerse los pantalones sería un ejemplo: desde la excesiva altura de cintura que mostraba Cary Grant en Con la muerte en los talones a la languidez con la que se visten de cintura para abajo los hijos de la cultura gangsta va un trecho tan amplio como el recorrido por la manzana de Newton.

Pero en Albany (Georgia, EE.UU.) no entienden de moda ni de física. Según el Albany Herald, el consistorio de la ciudad, de 77.000 habitantes, acaba de dictar una norma municipal que considera que mostrar la ropa interior por encima de los pantalones –o lo que es lo mismo: llevar los pantalones más cerca de la parte inferior de las nalgas que de la cintura- es considerado un “exhibicionismo indecente”. Y es sancionado como tal.

Las multas son inversamente proporcionales a la caída de los pantalones en la moda de los últimos 50 años. Una primera infracción está sancionada con el pago de 25 dólares. A la segunda, la cosa se pone seria: la reincidencia está castigada con una multa de 200 dólares. Y para quien pueda permitirse pagar la multa y seguir pecando, el consistorio se reserva la potestad de imponer 40 horas de servicios comunitarios al infractor.

¿Y quién gana en esta polémica? ¿La moda, la sociedad, la política, las buenas costumbres? Por el momento, las arcas municipales. Desde el establecimiento de la medida han recaudado 4.000 dólares y esperan recaudar otros 1.500 en lo que queda de año.

Visto lo visto en Albany, y dada la tenacidad del consistorio, sólo falta saber cuánto tiempo falta para que a algún ciudadano se le encienda una lucecita y abra una tienda de cinturones para sacar beneficio de esta polémica. A 200 euros la reincidencia, es para pensárselo dos veces.

Nenhum comentário:

Postar um comentário