DANCINHA

quarta-feira, 5 de janeiro de 2011

Libertad y verdad liberadas

Para Omar Rincón, Wikileaks ha sido el fenómeno periodístico de 2010. Y sostiene que, por este acontecimiento, la libertad y la verdad han sido liberadas... un poquito.

Por Omar Rincón *, para Página/12


Las revelaciones de Wikileaks y las persecuciones a su fundador, Julian Assange, son el fenómeno 2010 en periodismo, libertad y democracia.

Las filtraciones de Wikileaks han sido profusamente comentadas y analizadas por muchos. Por ejemplo:

- La carta de Assange publicada en The Australian, en la cual expresa que Wikileaks es “el uso de las tecnologías de Internet en nuevas formas para reportar la verdad”... y pregunta ¿por qué no se ha perseguido a los periódicos que se han atrevido a publicar: The Guardian, The New York Times, El País y Der Spiegel? 

¿Por qué sólo se persigue al débil? (http://www.elmundo.es/elmundo/2010/12/07/in ternacional/1291743627.html).

- El periodista Miguel Angel Bastenier afirma que Wikileaks es “el movimiento más revolucionario que hoy crece en el mundo occidental”. (http://www.elespectador.com/co lumna-238678-hay-apoyar-wikile aks-ii).

- El escritor colombiano Héctor Abad-Faciolince afirma que Estados Unidos está aplicando una “fatwa” contra Assange y por eso lo llama terrorista (http://www.eles pectador.com/columna-238694fatwa-contra-assange).

- Y en España se reunieron directores de medios y concluyeron que el periodismo no puede volver a ser el mismo de antes. (http://www.periodistadigital.com/periodismo/prensa/2010/12/15/javier-moreno-el-pais-wikileaks anecdotico-periodismo.shtml).

¿Qué es lo que hace que Wikileaks sea el nuevo periodismo?

El periodismo vuelve a ser contrapoder, busca la transparencia y defiende la democracia.

La libertad de expresión y de información vuelve a ser de los ciudadanos y no de los medios de comunicación y de los periodistas.

La socialización y el poder de la información es un asunto de complementariedad entre blogueros, Internet, medios tradicionales y redes sociales.

El periodismo es investigación. Así, un bloguero que opina su “inteligencia” no es periodista, pero tampoco un experto de CNN, ni un opinador de las páginas editoriales. El periodismo es el que se hace con basa en datos, hechos, fuentes; es investigación.

El periodismo es contextualizar y relacionar. Periodismo no sólo es divulgar lo que dice Wikileads o el Twitter de los famosos o el Facebook de los políticos... sino ofrecer criterios de comprensión y poner en relación datos y documentos... sobre todo agregar otras fuentes, brindar contexto, fomentar el análisis.

El periodismo vuelve a denunciar y divulgar lo que los poderosos quieren esconder.

El periodismo vuelve a ser libre, pero, en Internet y celular.

Mientras tanto el viejo periodismo y la vieja política siguen en lo mismo: acusar al que libera información y denuncia al poder; defender al mercado y criticar el disenso. Por eso, el mal ideológico de nuestro tiempo es el “terrorista”. Y terrorista es todo aquel que no guste al poder. ¡Eso es el periodismo!

En este contexto, la acción mediática y política es bajar la discusión pública y democrática a los mínimos sensacionalistas. El denominador común es la palabra sexo. Así las acusaciones a Assange no son por ser responsable de “liberar la información... y la verdad” sino por líos sexuales: (i) acostarse con Anna Ardin y que mientras lo hacían, se le rompió el preservativo y continuó; (ii) al día siguiente, Assange se acostó con Sofía Wilen, en la noche con condón, en la mañana sin protección; (iii) ambas denuncian a Assange: Ardin lo acusó de no haberse detenido cuando ella lo pidió y Wilen declaró haber sido abusada en la mañana porque aún dormía. (http://www.elespecta dor.com/impreso/articuloimpreso 240504-julian-assange-prision-48 horas-mas).

Y éste es el dilema de los medios: hablar de sexo para vender o ser contrapoder e incomodar a las elites. Por ahora, los medios de comunicación siguen más pendientes del sexo de los políticos... y parece que el periodismo en Internet anda detrás de las perversiones de los poderosos y los gobernantes. Bueno éste es el sueño... porque el tema que más seguidores tiene en Internet es, también, el sexo.

Lo cierto de Wikileaks es que ha expresado el potencial del periodismo en Internet; un nuevo periodismo de sólo documentos, colaborativo, combativo y de flujo cuya meta es la denuncia y su arrogancia es defender la libertad. La libertad y la verdad han sido liberadas (un poquito).

* Comunicador social. Profesor de la Universidad de los Andes, Colombia.

Nenhum comentário:

Postar um comentário