DANCINHA

quarta-feira, 22 de setembro de 2010

SALMÃO TRANSGÊNICO

WWF:

La Vanguardia

Consumer Union considera que los ciudadanos tienen derecho a saber si el producto que consumen es transgénico

Washington. (Efe).- Las audiencias para decidir si se aprueba para el consumo el salmón modificado genéticamente se cerraron hoy con la petición de grupos de defensa de los consumidores de que se le aplique un etiquetado especial, en caso de que se convierta en el primer producto animal transgénico comercializado en EE.UU.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), escuchó los argumentos de partidarios y detractores del salmón transgénico en la última audiencia sobre el asunto, en el que la agencia gubernamental aún no se ha pronunciado. El lunes, un comité sanitario certificó la seguridad del salmón con organismos genéticamente modificados (OGM), que crece el doble de rápido que el pescado convencional, pero la FDA consideró que es necesario someter el producto a más exámenes antes de aprobarlo para el consumo.

De acuerdo con las directrices federales, el salmón no se etiquetará como "genéticamente modificado" si la FDA decide que está compuesto del mismo material que el pescado del que procede, una distinción que obviaría los transgénicos.

Michael Hansen, científico de la organización Consumers Union, defendió en la audiencia la idea de que la ingeniería genética sí marca una diferencia entre los dos tipos de salmón, y subrayó que los consumidores "tienen el derecho de saber" si el pescado que van a comprar es transgénico. Además, añadió, la etiqueta es necesaria para "identificar la causa si alguna vez se produce un problema".

Por su parte, la empresa de Massachusetts que creó el producto, Aquabounty, argumentó hoy que el salmón con OGM tiene el mismo sabor, olor y textura que el pescado convencional. En un informe preliminar divulgado antes de la audiencia, la FDA se mostró de acuerdo con Aquabounty, al señalar que no existen diferencias biológicas relevantes y que todo apunta a que el salmón no causará daños.

Una decisión que tardará meses

Sin embargo, la agencia podría tardar aún meses en decidir si comercializa o etiqueta el producto, después de que la audiencia del lunes concluyera sin determinar su viabilidad para el mercado. El comité especial que aconsejó a la FDA en esa audiencia respaldó la seguridad para el consumo del salmón, pero también planteó preguntas que retrasarán el proceso, como la de si el pescado seguirá siendo positivo para la salud dentro de muchos años. A los científicos también les preocupó que algunas de las muestras enviadas para analizar eran "muy pequeñas", y señalaron que no había datos suficientes para asegurarse de que no causará alergias a algunos consumidores, como afirman quienes se oponen a su comercialización.

El salmón genéticamente modificado alcanza el tamaño adulto entre los 16 y los 18 meses, frente a los 30 meses de los salmones que se crían en el Atlántico, gracias a un gen importado de una especie de salmón del Pacífico que estimula una hormona de crecimiento. Si se aprueba próximamente, Aquabounty cree que el producto podría estar en los supermercados dentro de dos años.

COMENTÁRIO DO BLOG: Por aqui não temos a mínima noção se o que consumimos é transgênico ou não. Não ficaria surpreso se esse salmão transgênico tenha sido desenvolvido e/ou testado na América Latina.

Nenhum comentário:

Postar um comentário