DANCINHA

terça-feira, 20 de abril de 2010

Más razones para regular a los bancos


Algunos de los bancos más grandes del mundo quedaron bajo sospecha por maniobras con valores de baja calidad. El caso le da sustento al gobierno de Obama para avanzar con la intervención estatal en los mercados, resistida por Wall Street.

Wall Street volvió a quedar bajo la lupa por operaciones fraudulentas con activos hipotecarios. Tras presentar una demanda contra Goldman Sachs, la Securities and Exchange Commission (SEC, órgano regulador del mercado estadounidense) investiga las operaciones con valores de baja calidad de algunas de las mayores entidades financieras del mundo. Cuando el mercado inmobiliario comenzaba a desplomarse, a mediados de 2007, varios holdings financieros diseñaron fondos de cobertura que permitieron a sus clientes apostar a un colapso del sector. Por este accionar se está investigando, además de Goldman, a compañías como Deutsche Bank, UBS y Merrill Lynch (comprado por Bank of America). Los temores generados en torno de un nuevo contagio evitaron que los buenos resultados en los balances presentados ayer por las entidades pudieran ser capitalizados en la Bolsa.

En el mercado coinciden en que la situación desatada en Goldman Sachs es “probablemente apenas la punta del iceberg”. La SEC presentó el último viernes ante la Justicia una querella contra este banco de inversión y uno de sus vicepresidentes por fraude en la venta de estructurados financieros con respaldo en deuda hipotecaria. La comisión de valores estadounidense alega que Goldamn Sachs ofreció este tipo de instrumentos sin revelar a los compradores la “apuesta subyacente”, es decir, que ganarían en caso de que se desplomara el sector de bienes raíces. En algunas ocasiones, estos fondos compraron seguros contra ceses de pagos. Estos acuerdos reportaron a estas firmas comisiones superiores a mil millones de dólares.

El caso Goldman Sachs aumentó la presión sobre las entidades financieras estadounidenses. La SEC investiga ahora las operaciones realizadas por algunas de las mayores firmas de Wall Street, similares a las que llevaron a presentar la demanda contra Goldman. Entre los nombres figuran el Deutsche Bank, UBS y Merrill Lynch, según publicó ayer The Wall Street Journal. “Continuamos investigando las prácticas de entidades envueltas en la estructuración de complejos productos financieros vinculados al mercado inmobiliario de Estados Unidos cuando comenzaba a mostrar signos de debilidad”, confirmó el titular de Productos Nuevos y Estructurados de la SEC, Kenneth Lench.

Si la denuncia de la SEC fuera corroborada, otros reguladores iniciarían causas similares en todo el mundo. Por lo pronto, el primer ministro británico, Gordon Brown, solicitó ayer a la comisión de valores comenzar una investigación. El blanco son las denominadas obligaciones de deuda garantizadas (CDO, por sus siglas en inglés). Se trata de valores respaldados por gigantescos paquetes de bonos hipotecarios y por otros activos, que incluyen además complejos derivados cuyo precio se basa en la rentabilidad de esos títulos. Estos activos son los que llevaron a la aseguradora AIG al borde del colapso, debido a que había asegurado unos mil millones de dólares por firmas de Wall Street.

La demanda contra Goldman Sachs coincide además con un nuevo intento del Partido Demócrata en el Congreso para impulsar una amplia reforma de las prácticas de las entidades financieras. Estos bancos fueron asistidos con miles de millones de dólares de fondos públicos para superar la crisis hipotecaria y financiera y, tiempo después, se conoció que utilizaron ese dinero para el pago de comisiones a sus directivos y gastos de esparcimiento de su personal. Los consejeros políticos de presidente Obama están intentando utilizar el caso para avanzar en la reforma en el Congreso.

El mandatario estadounidense recibió durante este fin de semana, de parte de varios internautas, críticas en su página web por continuar ayudando a los bancos y no a los deudores hipotecarios. “Ayuda Presidente: Reforma de Wall Street y creación de trabajos. Primero las familias”, publicaron.

Página/12

Nenhum comentário:

Postar um comentário