DANCINHA

sexta-feira, 12 de junho de 2009

Graves incidentes por la tierra indígena


Miguel Guzmán | Lima (Perú), para La Vanguardia

El líder Aguaruna Santiago Manuin, Premio Reina Sofía por su labor ecologista, nos indicó: "La tierra es sagrada, ahí están nuestros espíritus. El bosque, el aire, el cerro son nuestros hermanos. Ellos dependen de nosotros y nosotros dependemos de ellos".

A los pocos días del terminar la 4ª Cumbre Continental de Pueblos y Nacionalidades Indígenas en el Perú, se desato una tragedia histórica y ética moral que ha significado la torpe recuperación de la carretera Fernando Belaúnde Terry tras más de 50 días de haber estado bloqueada pacíficamente por los nativos, el 05 de junio de 2009, que trajo como consecuencia la muerte de más 25 policías y una cifra de nativos no determinada aun, entre los que esta Santiago Manuin.

Gran parte de los que se encontraban presentes en la Curva del Diablo eran excombatientes del Cenepa (Guerra Perú – Ecuador) y del terrorismo comunista de las últimas décadas, a quienes se les dijo nuevamente ¡No, tú no eres peruano!, a un grupo de gente que lleva años reclamando inclusión. En realidad sólo una parte pequeña de ellos son excombatientes reconocidos por el Estado, pero sí es cierto que los pueblos indígenas lucharon en estos conflictos pese a no figurar en los Registros Públicos ni contar con Documentos de Identificación Ciudadana se sienten orgullosos por ser peruanos, además de awajun wampis.

Hace mucho que vienen reclamando dos formas de reconocimiento: una primera de tipo ciudadano, en la cual sus derechos sean respetados, ciertamente que sus derechos incluyen los derechos colectivos de los pueblos indígenas, reconocidos por el Estado peruano en letra pero ignorados plenamente en la práctica; por otro lado vienen reclamando su inclusión como nacionales, es decir el reconocimiento de pertenecer a la misma comunidad imaginada, en la que tú y yo podamos vernos a la cara sin depreciarnos o sentirnos más o menos, lo que no significa por supuesto dejar de ser awajun o wampis.

Una vez más ¡No! y se les dijo de forma brutal. Tú no peruano, tu sin derechos, tú no igual a mí, tú vida sin el mismo valor que la mía, vuelve a tu rincón del bosque y desaparece de mi vista hasta que yo y los míos lleguemos ahí a conquistarte, transformarte, eliminarte o lo que nos de la gana, pero tú, ¿reclamar derechos? ¡indio descarado!,

El Presidente Alan García en CPN declaro sobre la liberación de las carreteras: "¿Quién se creen que son? Ellos no son ciudadanos de primera clase que puedan decirnos tú no puedes pasar por acá o por allá".

El error más trágico, fue la forma brutal en la que se decidió no reconocer la categoría de ciudadano de los pueblos indígenas del Perú, anclándonos en una reiterada historia de autoritarismo cultural que al cerrar otras vías sólo deja abierta la de la protesta, pero que puede terminar reabriendo otras más trágicas aún.

Incluso las Naciones Unidas ya expresaron su "más profunda preocupación" por los enfrentamientos entre las fuerzas del orden y los nativos, por lo cual el relator especial de este organismo, James Anaya, hizo un "llamado urgente" para evitar la expiación de la violencia.

Anaya, citado por el portal en español de la BBC, exhortó al gobierno presidido por Alan García a "adoptar todas las medidas necesarias, de acuerdo con los principios internacionales de derechos humanos, para proteger los derechos y las libertades fundamentales de las personas afectadas".

Por su parte, Amnistía Internacional (AI) manifestó su temor por la seguridad de los indígenas tras las violencias protestas de la última semana.

"No está claro como les están tratando (las fuerzas de seguridad), de qué se les acusa y si tienen acceso o no a asistencia médica o legal", señaló AI en una declaración.

La organización añadió que recibió informes sobre el uso excesivo de la fuerza por parte de la Policía y que los nativos habrían secuestrado y asesinado a efectivos. Hasta este momento la Embajada ni el Gobierno Norteamericano, no se han pronunciado sobre lo ocurrido ni la importancia que tienen para los intereses de sus empresas las leyes de selva promulgadas que condicionan la vigencia del TLC firmado y que han convulsionado al Perú.

Al final, se despejarán las carreteras, se lloraran por los caídos, se debatirá en el Congreso la derogatoria definitiva de las leyes de selva; no obstante la falta de un diálogo transparente y el reconocimiento de la existencia de una sociedad multicultural en el Perú, los conflictos en la selva seguirán y los peruanos perderemos la oportunidad de conservar y desarrollar la Amazonía peruana.

Nenhum comentário:

Postar um comentário