DANCINHA

quinta-feira, 18 de dezembro de 2008

EE UU estudia romper con los mercenarios de Blackwater


Un grupo de consejeros del Departamento de Estado de EE UU ha recomendado que el principal contratista de seguridad privada en Irak, la polémica empresa Blackwater Worldwide, deje de serlo, según la agencia Associated Press. El contrato entre el Gobierno estadounidense y Blackwater expira en 2009, con lo que será el nuevo Ejecutivo de Barack Obama el que decida la próxima primavera si lo renueva o no.

Seis guardias de seguridad de la compañía fueron acusados la semana pasada de matar a 14 civiles -entre ellos algunos niños- y herir a otras 20 personas en un tiroteo en Bagdad, en 2007. Los vigilantes formaban parte de un convoy de vehículos blindados cuando decidieron usar la táctica del "fuego de supresión" y usar ametralladoras y lanzagranadas contra la población civil.

La compañía asegura que actuaron en defensa propia, pero una investigación del Gobierno iraquí y otra del Gobierno estadounidense han concluido que los guardias de Blackwater fueron los únicos que emplearon armas de fuego. Cinco de los vigilantes se entregaron la semana pasada a las autoridades en Salt Lake City (Estado de Utah), donde podría celebrarse el juicio. Un sexto miembro del grupo ha negociado un acuerdo con la fiscalía en el que se declara culpable.
Protección a diplomáticos

En Irak ya hay más personal privado que militares trabajando para EE UU. Junto a casi 150.000 soldados, hay más de 190.000 contratistas privados empleados por decenas de compañías que prestan todo tipo de servicios logísticos y de seguridad al Gobierno, según datos de un informe de la Oficina de Presupuestos del Congreso. Blackwater Worlwide es la mayor contratista y proporciona vigilantes armados, guardaespaldas y unidades mercenarias de operaciones tácticas, tareas en las que emplea fundamentalmente a ex soldados y ex policías.

En caso de que la recomendación se acepte y no se renueve el contrato con Blackwater, no está claro cómo reemplazará el Departamento de Estado los servicios de esta empresa, sobre la que pivota en estos momentos la protección de los diplomáticos estadounidenses en Irak. No hay otra contratista que iguale la capacidad y recursos de Blackwater, especialmente en cuanto a su flota de helicópteros y aviones.

La empresa ha ganado más de mil millones de dólares (724 millones de euros) en contratos con el Gobierno de EE UU en los últimos ocho años, la mayoría por servicios prestados en Irak. Se espera que el texto final del Departamento de Estado sobre esta cuestión, que todavía no se ha hecho público, llegue al Congreso el próximo miércoles.

EL PAÍS

Nenhum comentário:

Postar um comentário