DANCINHA

sexta-feira, 12 de dezembro de 2008

Acusan a Rumsfeld por las torturas en Irak y Guantánamo

Botero:

Una comisión parlamentaria señaló que el ex secretario de Defensa tiene responsabilidad en los abusos cometidos en la cárcel cubana y en Abu Ghraib.

Crítica Digital

Un informe divulgado por la comisión de Servicios Armados del Senado estadounidense denuncia que varios altos cargos de la Administración Bush, entre ellos Donald Rumsfeld, ex secretario de Defensa, comparten buena parte de la responsabilidad por los abusos cometidos por las tropas estadounidenses durante los interrogatorios en la prisión iraquí de Abu Ghraib y el penal de Guantánamo, en Cuba, así como en otros centros militares donde se interrogó a detenidos acusados de terrorismo.

El informe fue presentado por los líderes de dicha comisión, el senador demócrata Carl Levin, de Michigan, y el senador republicano y ex candidato republicano a la Casa Blanca, John McCain. E

l dossier es el intento más ambicioso por parte del Congreso estadounidense de documentar los abusos a prisioneros bajo custodia militar y rechaza expresamente el argumento empleado por el Gobierno de George Bush para justificar dichas prácticas: que los métodos agresivos en los interrogatorios ayudan a mejorar la seguridad de las tropas estadounienses y de Estados Unidos en su conjunto.

Los abusos a los prisioneros en Abu Ghraib, asegura el informe, "no fueron simplemente el resultado de la actuación de unos cuantos soldados aislados" sino la ratificación de una política de interrogatorios aprobada por Rumsfeld y otros altos oficiales para lanzar el mensaje de que "las presiones psíquicas y la degradación son tratamientos adecuados para los detenidos".

El escándalo en la prisión iraquí y las posteriores revelaciones acerca de las técnicas utilizadas en los interrogatorios generaron una oleada de críticas hacia Washington por parte de la comunidad internacional y de organismos de defensa de los Derechos Humanos.

La negativa del Gobierno de Bush a reconocer cualquier abuso contrasta con la promesa y el propósito del presidente electo, Barack Obama, de cerrar Guantánamo porque EE UU "no es un país que tortura".

El informe concluye que estas técnicas, inspiradas en un programa militar que entrena a los soldados estadounidenses para resistir a los interrogatorios del bando enemigo, son "equivocadas y nunca deben repetirse". La comisión del Senado también revela que miembros del gabinete de Bush participaron en encuentros en La Casa Blanca durante 2002 y 2003 donde fueron debatidas técnicas de interrogatorio.

El informe es el resultado de más de 18 meses de investigaciones y entrevistas a más de 70 personas por parte del personal que integra dicho panel del Senado. Fue aprobado el pasado 20 de noviembre con los 17 votos de los 25 miembros que componen la comisión, aunque permanece clasificado y tan sólo se ha revelado una parte.

Nenhum comentário:

Postar um comentário