DANCINHA

sexta-feira, 4 de julho de 2008

¿LIBERACIÓN NEGOCIADA?


CRÍTICA DIGITAL:

La ex rehén franco-colombiana Ingrid Betancourt afirmó hoy en París que no cree que su liberación haya estado escenificada y que se haya pagado un rescate, como afirmaron medios periodísticos de Europa: "Lo que viví no puede haber sido una escenificación".

Según contó, los militares colombianos que se hicieron pasar por miembros de una organización humanitaria y estaban desarmados, estaban muy tensos.

"Cuando el helicóptero levantó vuelo y fue reducido el comandante de las FARC hubo un enorme estallido de alegría. Eso seguro no fue impostado", dijo Betancourt. "El tiempo que duró nos pareció una eternidad. Teníamos miedo de que fuera una trampa", agregó.

La emisora suiza Radio Suisse Romande había informado que Colombia y Estados Unidos pagaron hasta 20 millones de dólares a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a cambio de Betancourt y los otros 14 rehenes y que la acción había sido una "fachada". Asimismo indicaba que Estados Unidos estaba detrás del pago del rescate.

También la página web francesa Mediapart sostuvo que la operación militar del miércoles reivindicada por el gobierno colombiano no fue tal, sino el fruto de una negociación directa de los servicios secretos colombianos con el grupo guerrillero que tenía cautiva a Betancourt.

Tanto el Ministerio francés de Relaciones Exteriores como el vicepresidente colombiano, Francisco Santos Calderón, desmintieron hoy que se haya pagado un rescate.

MORIR EN PARÍS. Instantes antes de descolgar un enorme cartel con su imagen de la fachada del Ayuntamiento parisino que desde 2005 contaba los días que llevaba secuestrada en las selvas colombianas, Betancourt dijo hoy que querría terminar sus días en París.

"Querría morirme en París, terminar mis días en París", aseguró, flanqueada por sus familiares y por el alcalde de la capital francesa, Bertrand Delanoe, frente a varios miles de parisinos a los que aseguró que está "extremadamente contenta" de ser francesa y de ser parisina.

Tras 2.321 días secuestrada, esta "ciudadana de honor" de París celebró su liberación con los parisinos en el último acontecimiento que protagonizó en Francia, en una jornada en la que fue recibida por el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y su esposa, Carla Bruni, en las escaleras del avión que la trasladó desde Bogotá.

El socialista Delanoe declaró, por su parte, que los parisinos jamás habían "querido tanto a alguien al que nunca habían visto".

Nenhum comentário:

Postar um comentário